¿Cuánto pagás por el seguro del auto?: empresas dan pelea con sus app para crecer en un mercado de u$s15.000 M Más información
Más artículos
Últimas noticias
Ahora en portada
Últimas noticias

Alberto Arizu: "Estamos en la era dorada de los vinos argentinos"

Alberto Arizu: "Estamos en la era dorada de los vinos argentinos"
El presidente de Wines of Argentina dialogó con iProfesional, en el marco de la séptima edición del Latin America's 50 Best Restaurants
Por Juan Diego Wasilevsky
11.10.2019 00.29hs Vinos & Bodegas

¡Seguinos en Instagram!

Los vinos argentinos vuelven a decir "presente" en la nueva edición del Latin America's 50 Best Restaurants, el ranking de restaurantes latinoamericanos más importante a nivel internacional.

Por tercer año consecutivo, en el marco de un acuerdo que Wines of Argentina firmó por un total de cuatro años, los vinos argentinos volverán a esponsorear el evento, que va por su séptima edición.

La premiación de este ranking que concentra lo mejor de la gastronomía de la región, según destacaron desde WofA, "es una oportunidad para que la vitinicultura local extienda todo su potencial".

En este contexto, Vinos & Bodegas dialogó con el presidente de la entidad responsable de promover el vino nacional en los mercados mundiales, quien analizó la actualidad del sector, con el Malbec como punta de lanza.

"Es el tercer año que estamos con el Latin America's 50 Best Restaurants y nos queda una edición más. Es algo inédito, porque en general los sponsors son marcas. Por eso, el hecho de que una categoría como la de los vinos argentinos esté presente en un evento de estas características es importante; implica estar presentes junto a la gastronomía de Latinoamérica, con los chefs de la región más destacados", plantea Arizu.

-Más allá de que mercados como Reino Unido y Estados Unidos son los principales importadores de vino argentino, la región tiene un peso importante para las bodegas, especialmente por Brasil. ¿Cuál es el objetivo de una acción de este tipo?

-Nosotros queremos mostrar a los vinos argentinos en su totalidad, como concepto, y crear nuevos consumidores. Latinoamérica es muy importante para nuestra industria, por la cercanía cultural y el lenguaje. Además, en muchos de esos países la Argentina tiene una ventaja, y es que tenemos menos competidores. A esto sumamos que la región es un origen importante de los turistas que visitan una provincia como Mendoza. El año pasado tuvimos 1,5 millones de visitantes registrados y Latinoamérica fue el mercado de origen que más creció. Todo esto ayuda a construir la marca del vino argentino.

-También es una buena oportunidad para mostrar la diversidad de los vinos argentinos en el marco de una gastronomía tan compleja, diversa y con improntas tan particulares como la de la región

-Creemos que ahí está la clave, en la diversidad. Nosotros como argentina tenemos una ventaja y es que no existe en el mundo otro país productor de vinos que haya podido capitalizar como variedad propia una cepa como sí lo hizo la Argentina con el Malbec. Esto nos permitió presentarnos como un productor de enorme calidad y nos abrió la puerta para mostrar que somos más. Nosotros tenemos dos misiones principales: mostrar esta diversidad a formadores de opinión y asociarnos con una parte clave del negocio, como es la de los restaurantes. Por eso esta actividad que estamos desarrollando es clave.

-Se viene de una transición compleja para las exportaciones de vinos argentinos, con varios años de amesetamiento. ¿Cuánto margen hay para crecer de ahora en más?

-En estos últimos años, el trabajo que hicimos fue volver a darle protagonismo al vino argentino en el mundo, luego de haber perdido un poco de terreno entre 2011 y 2015, debido principalmente a factores económicos y coyunturales. Desde 2016 hacia adelante no tuvimos una tarea sencilla, porque cada posición que perdés en el exterior cuesta mucho recuperarla y más en un contexto en el que el mundo no crece a las mismas tasas a las que lo hizo la década pasada. Ahora bien, tenemos un potencial enorme: nosotros representamos apenas el 3% del share del mercado mundial, cuando tranquilamente deberías duplicar esa cifra. La ventaja, y esto es importante, es que exportamos apenas el 30% de nuestra producción. Para ponerlo en perspectiva, países como Chile tienen más limitaciones, porque venden al exterior el 90% de lo que producen, no tienen tanto terreno para crecer. Algo similar ocurre con Australia, Nueva Zelanda o Sudáfrica, que exportan alrededor del 70% y tienen una capacidad de reacción más acotada. El tema es que tenemos que enviar señales claras al mundo. Estamos viendo nuevamente restricciones cambiarias, retenciones a las exportaciones… no son medidas saludables si apuntamos a crecer de manera sustentable, porque nos dificulta la actividad exportadora y lo que requiere esta actividad, justamente, es una macro más estable.

-Lo que ustedes sí pueden manejar como industria es la calidad. ¿En eso cuánto evolucionó la Argentina desde que arrancó el boom exportador, hace casi dos décadas?

- Yo diría que estamos en la era dorada de los vinos argentinos en términos de calidad e innovación. Esta mezcla de talento joven, que se está incorporando a la industria, trabajando a la par de los enólogos ya consagrados; sumado esto al surgimiento de nuevas regiones… yo diría que estamos en un momento extraordinario en ese sentido. Soy optimista, pero repito: necesitamos trabajar en un entorno de estabilidad, porque el mundo necesita proveedores que vendan calidad pero que también sean confiables. Y en ese sentido, la competencia a nivel mundial es muy fuerte.

-Hay un debate que a esta altura parece crónico, pero hay voces que vienen alertando que el Malbec perdió brillo en los mercados internacionales. ¿Qué visión tienen desde WofA al respecto?

-Tenemos que pensar que el Malbec, como variedad, apenas representa el 3% del mercado mundial de consumo, frente a otras variedades consagradas que superan el 18%. Por eso, creemos que el Malbec todavía tiene por delante un extraordinario potencial. Ahora bien, el Malbec tuvo un crecimiento fenomenal, con tasas de dos dígitos, durante 15 años consecutivos. Entonces, no es ilógico que haya habido un período de amesetamiento. Pero, como decía, esto en gran medida responde a la coyuntura que afectó a la Argentina. Y también es importante entender que el Malbec no es que se agotó como categoría, lo que se agotó es esa mirada generalista que había sobre el Malbec. Los consumidores en el mundo hoy están buscando qué hay detrás de la variedad, está aprendiendo más y está interesada en ver las diferentes facetas del Malbec. Y también está más predispuesta a ver qué otras cosas puede ofrecer la Argentina, de la mano de los blancos, los rosados u otras variedades tintas. Resumiendo, ya superamos la etapa en la que Argentina era sinónimo solo de Malbec. Hoy la Argentina es Malbec pero en sus diferentes acepciones, en sus diferentes caras.

-Se habla mucho del potencial de China y todavía los volúmenes que comercializa la Argentina son pequeños. ¿Puede ser el gigante asiático un mercado de gran impacto sobre las bodegas nacionales, a mediano plazo?

-Veamos: todavía China conoce muy poco de la Argentina. Casi no vienen turistas de ese país. Pero yo estoy convencido de que China puede llegar a cambiar estructuralmente la matriz exportadora. Veamos el ejemplo de lo que está pasando con la carne. Además, esta mayor demanda de proteína animal está asociado a un cambio de sus costumbres alimenticias. Y esto impacta favorablemente en los vinos. Y ahí el Malbec tiene una excelente oportunidad, porque es elegante, tiene taninos redondos y calza muy bien con sus gustos. Un dato clave es que China se ha convertido en el mercado de consumidores regulares más grande del mundo, con cerca de 60 millones de personas. Esto no existe en ningún otro país. Y ahí el Malbec tiene muchísimo por crecer.

-En esta línea es que se aliaron con la Agencia Argentina de Inversiones y Comercio Internacional para promocionar el vino argentino en TMall, uno de los portales de Alibaba.

-Exacto. La apuesta que hicimos con la AAICI en Alibaba es muy importante. Hay que tener en cuenta que solo cuatro países tienen una tienda oficial: la Argentina, Australia, Nueva Zelanda y Sudáfrica. El ecommerce está creciendo muy por encima del comercio tradicional y ahí es donde estamos poniendo el foco para crecer en ese gran mercado.

Seguí Leyendo: 

Vinos argentinos en China: este año, bodegas venderán online más de 80.000 botellas

Nuevos vinos: 5 etiquetas de estreno que tenés que probar

Ya hay vinos para veganos en Argentina: ¿qué los diferencia?

Por qué un vino hecho con Malbec y Chardonnay es una de las novedades del año

Enterate lo último sobre economía digital, startups, fintech, innovación corporativa y blockchain. CLICK AQUÍ
Vinos & Bodegas en tu mail
Suscribite a nuestro newsletter y recibí diariamente las últimas noticias en finanzas personales. Economía, impuestos, tecnología y buenos negocios:
Más sobre Vinos & Bodegas
Te puede interesar