Más artículos

Frente a escasez de notebooks y dinero este fue el modo que encontraron los argentinos para actualizar sus máquinas

Frente a escasez de notebooks y dinero este fue el modo que encontraron los argentinos para actualizar sus máquinas
Esta vez los argentinos no lo ataron con alambres. Frente a la necesidad de hacer home office aprendieron y adoptaron un cambio, propio de la cultura local
Por Andrea Catalano
08.10.2020 10.49hs Tecnología

Cuando el 20 de marzo pasado se inició el aislamiento social preventivo y obligatorio y millones de trabajadores tuvieron que concentrar su actividad laboral en su hogar, muchos salieron a comprar una computadora nueva aún cuando no había suficiente stock. Pero hubo otro movimiento en paralelo que permitió a otros tantos cientos de miles actualizar sus equipos con un costo varias veces menor: cambiar el disco rígido por uno de estado sólido (SSD). Las ventas de estos componentes creció 58% en este 2020 que comenzó a transitar su recta final en la Argentina.

La comercialización de unidades de discos de estado sólido viene creciendo de manera sostenida desde 2018, 173% en ese año y 129% en 2019, según datos de Kingston, básicamente de la mano de la fabricación de computadoras que ya migraron hacia ese tipo de componentes.  La previsión de crecimiento para este año era de 20% en la Argentina. Sin embargo, ese porcentaje fue ampliamente superado más que nada por un proceso de aprendizaje y cambio que operó a nivel de consumidores y de empresas.

Así viene evolucionando la venta de SSD en la Argentina
Así viene evolucionando la venta de SSD en la Argentina

De hecho, para este 2020 ya se pronosticaba que la venta de las unidades de SSD superara por primera vez en la historia a la de los tradicionales discos rígidos, según la información que surgió en febrero pasado en Japón en el marco de una reunión anual entre los principales proveedores mundiales de este tipo de componentes.

Sin embargo, lo sucedido en la Argentina en este año se explica más por un tema de adaptación de los argentinos a las crisis que a un impulso propio del mercado. Las ventas de notebooks se dispararon en la segunda quincena de marzo y rápidamente comenzaron a notarse los faltantes, no sólo por la variedad sino por precio: las computadoras nuevas arrancan hoy en los $60.000 y no todos los consumidores disponían o disponen de ese dinero o de la financiación aceptable para renovar su máquina. Fue ahí que apareció la opción de cambiar el disco duro para ganar en performance por un 10% o un 20% de ese valor, según aseguraron desde Kingston.

Cambio cultural que fue a lo tecnológico

El cambio operó en varios frentes. Además de aprender rápidamente a adaptar una forma de trabajo concentrada en una oficina al hogar también incorporaron términos tecnológicos que, hasta entonces, no formaban parte de su universo de conocimiento informático.

"Rápidamente los consumidores entendieron que sus equipos podrían mejorar con el cambio del disco duro. Esto se dio entre los consumidores pero también entre las empresas que debieron proveerles equipos a sus empleados", explicó en una conferencia virtual Gerarldine Stack, business manager de SSD y CKT de Kingston para América latina.

El teletrabajo impulsó a muchos argentinos a cambiar los discos rígidos de sus máquinas por SSD para actualizarlas
El teletrabajo impulsó a muchos argentinos a cambiar los discos rígidos de sus máquinas por SSD para actualizarlas

El segmento de SSD es altamente competitivo. Kingston, Sandisk, ASRock, Verbatim y SATA se disputan el mercado tanto de discos como de memorias. Kingston es el líder del mercado con el 35% de participación. Son las que abastecen al mercado local que por estos meses atraviesa las inestabilidades propias de la situación argentina, principalmente, la disponibilidad de divisas para la integración de computadoras a nivel local.

Estas compañías también se disputan el espacio en el mercado local de computadoras para el segmento educativo. Los planes oficiales orientados a impulsar nuevamente la integración local de computadoras contempla, de parte de las empresas, una importante actualización de las configuraciones que venían realizando hasta hace unos años, cuando la producción comenzó a decaer.

Y entre los usuarios finales que tal vez no cuenten con los ingresos suficientes para comprar una computadora nueva, la alternativa de cambiar el disco rígido por uno de estado sólido se convirtió, en esta pandemia, en un nuevo comportamiento de consumo dentro del mercado informático. Si bien los discos de estado sólido también están sujetos a los vaivenes del dólar, eso sucede con todos los componentes de una máquina. Optar por esa actualización será un camino que, se estima, continuará consolidándose hacia adelante.

Temas relacionados
Tecnología en tu mail
Suscribite a nuestro newsletter y recibí diariamente las últimas noticias en finanzas personales. Economía, impuestos, tecnología y buenos negocios:
Lo más leído