Más artículos

Qué es Silicon Valley y dónde queda la meca de la tecnología

Qué es Silicon Valley y dónde queda la meca de la tecnología
En Silicon Valley se encuentran las sedes de verdaderos gigantes como Google, HP, Oracle o Linkedin. Cómo funciona este polo tecnológico
Por iProfesional
13.07.2020 14.43hs Tecnología

Tal vez la has escuchado nombrar, pero ¿qué es Silicon Valley? Se trata de la meca tecnológica y emprendedora de los Estados Unidos, en el valle de Santa Clara en California es una región relativamente joven, porque recién llegó a convertirse en la década de los 80 en el actual polo "techie" más importante del mundo.

Entre las ciudades de San Francisco y San José se encuentran las sedes de gigantes como Google, HP, Oracle o Linkedin, universidades como Stanford y oficinas repletas de emprendedores, ejecutivos de firmas tecnológicas y directivos de capital riesgo.

Ciudades como Palo Alto, Mountain View, Redwood City, Cupertino y Sunnyvale, acogen a estas empresas, que también están en San Francisco, que, aunque a efectos geográficos se encuentra fuera de Silicon Valley, forma parte del mismo ecosistema.

Oficinas de Oracle en Redwood City
Silicon Valley: oficinas de Oracle en Redwood City

En Silicon Valley hay valores y actitudes que subyacen en el desarrollo del clúster, más allá de la abundancia de recursos financieros, a través de la multitud de firmas de capital riesgo instaladas en el valle, y del caudal de conocimientos tecnológicos acumulado durante décadas.

El padre intelectual de Silicon Valley

El deseo de aprender constantemente es uno de los factores de éxito de la zona, que disfruta de una oferta universitaria de primer nivel. Nadie discute que sin la Universidad de Stanford -entre sus profesores hay más de 20 premios Nobel- no habría sido posible el boom de Silicon Valley.

En Palo Alto, una placa instalada junto al famoso garaje en el que Bill Hewlett y David Packard pusieron los cimientos de HP, en 1939, sitúa a un profesor de Stanford, Frederick Terman, como padre intelectual de Silicon Valley.

El famoso garaje de HP
Silicon Valley: el famoso garaje de HP

Terman animó a los estudiantes a que montaran una startup de electrónica en la costa oeste en lugar de enrolarse en compañías ya consolidadas en el este de EEUU, como ocurría hasta entonces,

Silicon Valley: optimismo a toda prueba

Otro de los puntos clave es el optimismo. Para Marten Mickos, emprendedor y directivo de origen finlandés, los profesionales de Silicon Valley "son optimistas sobre ellos mismos y sobre los demás".

"La única cosa que les preocupa -dice este exejecutivo de HP- es la falta de tiempo". No parecen estar especialmente inquietos por las sequías que azotan con frecuencia a California, y ni siquiera ante el riesgo de que se produzca una nueva burbuja tecnológica, como la que estalló en el año 2000.

La percepción del fracaso empresarial es un signo distintivo de la zona, sobre todo si se compara con el estigma que supone un paso en falso en la Argentina. Incluso algunos inversores llegan a poner en valor el fracaso como una experiencia útil para quien pone en marcha negocios.

Prueba y error

Aunque hay matices. Es importante fallar rápido. "Nothing is a mistake,there's no win and no fail: there's only make" ("Nada es erróneo, no hay ganancia ni fracaso: sólo hacer"), afirma una frase del músico y filósofo John Cage que cuelga en el D-School de Stanford, un espacio multidisciplinar dedicado al diseño.

Como el tiempo escasea, actuar con rapidez es otra de las premisas del área. Además, la presión de la competencia obliga a moverse a gran velocidad. En Silicon Valley se escucha a menudo que los emprendedores y sus equipos quieren "cambiar el mundo" y contribuir a una mayor calidad de vida.

Frente a las reticencias a compartir conocimientos que se dan, por ejemplo, en otras universidades fuera de los Estados Unidos, emprendedores y ejecutivos atribuyen el boom tecnológico a un actitud mucho más colaborativa y abierta.

Sede de Google en Mountain View.
Sede de Google en Mountain View.

La innovación y la creatividad son ingredientes básicos de la realidad del valle, y las empresas los fomentan.  Google permite que sus empleados dediquen el 20% de su tiempo a proyectos que no guardan relación con el departamento en el que trabajan.

En Silicon Valley tienen claro que las startups están llamadas a crecer y a internacionalizarse desde su fundación. El mestizaje entre razas y culturas aparece como otra de las claves del éxito. Un dato: el 30% de los ingenieros que trabajan en Silicon Valley han nacido fuera de EEUU.

Se trata de un territorio muy nuevo con gente de todo el mundo, con un mix de etnias y lenguas. Sin embargo, es crónica la reducida presencia de hispanoamericanos en las empresas de la zona y de la comparativamente baja proporción de mujeres.

El tradicional pragmatismo estadounidense tiene aquí su máximo exponente, para lo bueno y para lo malo. No hay lazos emocionales que aten a la hora de tomar decisiones. Todas las empresas saben que, tarde o temprano, pueden acabar vendiéndose o desapareciendo, y eso no es ningún drama.

Silicon Valley: estilo descontracturado

Es prácticamente imposible ver alguien con corbata en los cuarteles generales de las tecnológicas, donde manda la ropa informal. Está muy presente el protagonismo del capital riesgo a través de fondos de "venture capital" que abundan, sobre todo, en Palo Alto. En Silicon Valley tampoco se habla de ayudas públicas a las "startups" ni del papel de los gobiernos y el Estado en general, más allá de algunas quejas.

La clave de Standford

La denominación "Silicon Valley" es una invención periodística de la década del '70 del siglo XX y se trata de un espacio geográfico de un enorme dinamismo empresarial que abarca la parte sur de la bahía de San Francisco.

La ciudad más importante en densidad de población es San José, pero Silicon Valley está muy asociada a las ciudades de Palo Alto y Menlo Park. Zona agrícola por excelencia, hasta que los Stanfords (una familia de ricos empresarios ferroviarios) crearon, en 1891, la Universidad de Stanford, llamada Leland Stanford Jr. University.

Hoy conforma un territorio físico y mental, un gran motor de ideas y recursos humanos de las empresas. La universidad promueve una filosofía de trabajo que da orientación empresarial a la investigación científica, transformando ideas en oportunidades de negocios y/o plataformas de alta productividad para uso institucional donde la innovación funciona como una sensible membrana de conexión con el mercado.

Los historiadores de la región coinciden en que sin las sinergias de Stanford, Silicon Valley no hubiera existido, o por lo menos no allí. La universidad hizo que se favorezca la creatividad y promueva un entorno industrial único en el mundo.

Precisamente las incubadoras de empresas surgieron inicialmente en Europa y Estados Unidos durante la década de los años `50.  No es casualidad que en este último país, la primera experiencia la constituye la incubadora de base tecnológica de Silicon Valley, en la que participó directamente Stanford University.

La sede de la Universidad de Standford.
La sede de la Universidad de Standford.

En los años '30, William Hewlett y David Packard abrieron su empresa fabricando osciladores de audio. Ya en esa década Palo Alto se posicionaba como el lugar de las innovaciones electrónicas de la costa oeste americana.

En 1946, se fundó el Stanford Research Institute, de donde surgieron cientos de innovaciones, entre ellas el módem, el mouse y muchas más. En Palo Alto también se crea el ENIAC, la primera computadora electrónica. En 1950, IBM (una prestigiosa firma con sede en New York) se instala en la región, contribuyendo aún más al fortalecimiento de la investigación y de los negocios en la parte sur de la Bahía de San Francisco.

Mojones tecnológicos

Como hitos que contribuyeron esencialmente a la digitalización actual y a la conformación de una Internet de alcance mundial, se puede señalar la instalación del mítico Xerox Parc (Palo Alto Research Center) en 1970, el nacimiento de Intel en 1971, Atari en 1972, y sobre todo Apple en 1976.

Es precisamente a principios de los '70 cuando Don Hoeffler, editor de Electronic News crea el término Silicon Valley para referirse a la región del Valle de Santa Clara, por la cantidad de emprendimientos relacionados a la industria tecnológica que se crearon y se estaban creando en la zona.

Pero el crecimiento sigue. Con la explosión de la computación personal, en 1982 se crean Sun Microsystems y Adobe, entre otras. En los '90 la explosión de Internet multiplica por cien la creación de empresas. Hoy se trata de un potente ecosistema de más de 6.200 firmas radicadas en la región.

En el "Valle del Silicio" se encuentran las sedes mundiales de Apple Computer, AMD, Adobe System, Cisco System, Oracle, Symantec, Silicon Graphics, Sun Microsystems, 3Com, Varian, Atmel Corporation, LSI Logic Corporation y la mayoría de compañías con modelos de negocio en Internet que conocemos, comenzando por Google, Yahoo, eBay, etc.

Tecnología en tu mail
Suscribite a nuestro newsletter y recibí diariamente las últimas noticias en finanzas personales. Economía, impuestos, tecnología y buenos negocios:
Lo más leído