Ranking exclusivo: Philips arrebató a Samsung el primer puesto del negocio de TV y en celulares surge un "tapado" Más información
Más artículos

Las anguilas de Londres están drogadas por la cocaína de la orina de los ciudadanos

Las anguilas de Londres están drogadas por la cocaína de la orina de los ciudadanos
Un estudio del King’s College del Reino Unido demostró que las drogas que consume la población influye en la fauna que habita las aguas del río Támesis.
23.01.2019 14.20hs Recreo

El diario británico The Mirror indicó que los investigadores comenzaron a observar que los seres acuáticos que viven en las aguas del Támesis se mostraban “hiperactivos”.

Al analizar su comportamiento, se pudo notar que, en comparación con otras anguilas, las del río londinense tenían altos niveles de cafeína, cocaína y benzoilecgonina, drogas que estaban acumuladas especialmente en el cerebro, músculos, branquias y otros tejidos de estos peces.

El río Támesis es el río más grande e importante de Inglaterra y divide a Londres en dos partes (la mitad norte y la mitad sur), además de ser su principal fuente de abastecimiento de agua.

Los análisis de los investigadores comenzaron a principios de 2015, cuando se observó que “la cocaína arrojada en los ríos hace que las anguilas, críticamente en peligro de extinción, se vuelvan ‘hiperactivas’, por lo que su supervivencia se ve amenazada”, y continúan realizándose en forma constante.

Según explica el informe, “el cuerpo humano no metaboliza todas las drogas que ingiere, por lo que los residuos de cocaína, anfetaminas y éxtasis se han introducido en lagos y ríos europeos, sobreviviendo a las plantas de tratamiento de aguas residuales y terminando en el medio ambiente“.

Los animales consumen la droga tras el ingreso de los desechos humanos al río, provocando que “el músculo esquelético de las anguilas tenga evidencia de lesiones graves, incluyendo ruptura e hinchazón muscular, que no sanan incluso después de 10 días de haber sido sacadas de las aguas contaminadas con la droga”.

Por lo tanto, la supervivencia de las anguilas se ve afectada, ya que, además, sufren de un aumento de los niveles de cortisol que provocan la pérdida de grasa y no permiten la reserva necesaria para nadar y migrar a través de los océanos para reproducirse.

Según la investigación, las anguilas se expusieron a 20 mil millonésimas de un gramo de cocaína por litro de agua durante 50 días.

En el estudio se explicaque en los ríos también pueden encontrarse otras sustancias tóxicas como morfina, pesticidas, antibióticos y metales pesados que combinados podrían tener efectos mucho más negativos en estos animales. "Por lo tanto, los daños que una anguila salvaje podría experimentar dependen del tipo de contaminación del curso de agua, que está relacionada con las actividades humanas circundantes", concluye.

Enterate lo último sobre economía digital, startups, fintech, innovación corporativa y blockchain. CLICK AQUÍ
Te puede interesar
Zoom Recomendadas