Más artículos
Últimas noticias
Ahora en portada
Últimas noticias

"Veo difícil que Alberto Fernández gobierne, va a ser una Presidencia de La Cámpora", dice el experto que asesoró a Macri

"Veo difícil que Alberto Fernández gobierne, va a ser una Presidencia de La Cámpora", dice el experto que asesoró a Macri
Rodríguez Sarachaga, experto en comunicación política y ex asesor de Mauricio Macri, habló con iProfesional sobre las campañas políticas de los candidatos
Por Mariano Jaimovich
20.09.2019 06.55hs Política

"Es prácticamente imposible que todo el poder de La Cámpora se entregue mansamente a las manos de Alberto Fernández", asegura a iProfesional José María Rodríguez Sarachaga, el experto en comunicación política que asesoró en los comienzos de la carrera como funcionario público a Mauricio Macri.

Asimismo, considera en el siguiente reportaje que Marcos Peña "entregó" el intento de reelección del Gobierno, a cambio que la oposición "les deje terminar el mandato".

-¿Cómo ve la estrategia del Gobierno para intentar remontar el resultado de las PASO?

-En realidad, no hay una estrategia del Gobierno para remontar la derrota; el único que está intentando hacerlo es Miguel Ángel Pichetto, pero los demás no están haciendo nada. Es decir, lamentablemente la estrategia sigue en manos de Marcos Peña y él es incapaz de hacer un mea culpa. Cree que la elección se perdió porque hicieron poco de lo que hicieron. Su no-estrategia es hacer más de lo mismo, aunque en realidad está haciendo menos.

-¿Por qué asegura que el Gobierno no hace nada?

-En algún punto se cree que Peña entregó el intento de reelección a cambio que la oposición le deje terminar el mandato a Cambiemos. Es un mito o secreto a voces que han mencionado  varias personas dentro y fuera del Gobierno, y en los hechos tiene un correlato con la realidad. 

-¿Cuáles serían las causas para que ocurra esto?

-Se juntan dos cosas: por un lado, mucha gente que maneja la campaña del Gobierno asume que ya perdió y, por otro lado, siempre fue gente que no se caracterizó por su valentía. Entonces, esperar decisiones valientes de gente que habitualmente no lo es, es como imposible.

-¿Es posible dar vuelta una elección con tanta diferencia de votos?

-Sí se puede dar vuelta una elección de 20 puntos de diferencia, hay posibilidades, son escasas, pero las hay. Lo que ocurre es que para dar vuelta una elección de estas características se debería salir "a por todo", con una campaña agresiva, fuerte, con mensajes claros, contundentes, y poniendo del otro lado de la cancha a Cristina Kirchner, que es el "cuco" que teóricamente dejaron vivo desde el oficialismo para polarizar.

Pero la estrategia de esta elección fue casi no hablar de Cristina, se tapó increíblemente desde el Gobierno el tema de los cuadernos, del cual no se habló más, y se hizo una siesta prolongada. También se equivocaron en no salir a hablar de la herencia recibida, qué cosas estaban mal y poner ejemplos claves. Deberían haber empezado el mismo lunes que perdieron la elección, hay una siesta importante de Cambiemos.

Por otra parte, el encargado de la campaña es Marcos Peña, que ha ganado las elecciones jugando todas a no perder. Es decir, las ha perdido el kirchnerismo en ese caso, entonces él se quedó tranquilo dejando que se hunda sola su oposición. En cambio, en el caso actual, donde debe salir a ganar, no sabe qué hacer.

-¿Qué destacaría de las medidas anunciadas por el Gobierno luego de haber perdido las elecciones primarias?

-Digamos que se generó poco y nada, con lo cual lo que se hizo bien ni siquiera fue parte de la estrategia de campaña. Lo que destaco como bueno fue reemplazar a Dujovne y poner a Lacunza, que considero que es el primer ministro de economía que tenemos desde la salida de Prat Gay. Él asumió sus funciones, salió a explicar por todos lados las medidas que estaba haciendo y eso, más algunas medidas acertadas y otras no tanto, al menos consiguió la calma de los mercados. Esto se debe a que por más que la tasa de interés sea altísima, el argentino evalúa la estabilidad de un gobierno por cómo tenga encorsetado al tipo de cambio.

-¿Y cómo evalúa la estrategia de la oposición?

-A la oposición no solamente le alcanza con no hacer nada, sino que le conviene no hacer nada. Lo único que les podría hacer perder esta elección, que tiene prácticamente ganada, sería una sucesión –porque con uno sólo no alcanza- de cuadernos o cajones de Herminio Iglesias. Por eso, la única esperanza del Gobierno se centra, justamente, en el miedo que puede tener la gente de votar a Alberto Fernández porque asume, con cierto grado de razón, que votarlo a él sería votar a Cristina. De hecho, algunos de los que votaron al Frente de Todos para manifestarle su bronca al oficialismo, en estos días están viendo con cierto temor un posible gobierno de la ex Presidenta.

En ese sentido, lo que sucede es que salió el kirchnerismo en campaña a tratar de instalar que Alberto va a gobernar y que Cristina no quiera tomar el poder nuevamente porque está grande, lo único que quiere es cuidar a los nietos y que está agotada. O bien, a decir que Alberto tiene carácter y se va a imponer, haciendo caso omiso a las señales que vemos que van por el sentido contrario, como es el control de calle por parte de los piqueteros y las listas de diputados que están en manos de La Cámpora, como también la provincia de Buenos Aires en poder de Kicillof.

-¿Cómo ve el reparto de poder en el caso del Frente de Todos al sumar a representantes de diferentes corrientes?

-Veo muy difícil que Alberto Fernández gobierne, es casi imposible que lo haga porque es prácticamente inverosímil. Lo más probable es que sea un gobierno de La Cámpora, y si Alberto intenta sublevarse va a ser complicado para él, para el peronismo, para la democracia y el país.

La Cámpora tiene tomados todos los cargos en diputados, tiene toda la provincia de Buenos Aires, la mayoría de las intendencias. Es prácticamente imposible que todo ese poder se entregue mansamente a las manos de Alberto Fernández, a quien, dicho sea de paso, la mayoría de los kirchneristas lo ven como un traidor, que tienen que aceptar por más que no les guste.

-¿Cómo ve el futuro de Cambiemos?

-Quizás, más que nada, esta situación pase por el futuro del PRO, y en la medida que pueda armarse se verá cómo sigue y si vuelve un "Cambiemos" para el 2023. Seguramente Horacio Rodríguez Larreta se encargue del partido y le dé un lugar de importancia a María Eugenia Vidal, como jefe de gabinete o algo así, para que no pierda visibilidad, y casi seguramente la llevará como compañera de fórmula dentro de cuatro años.

-¿Y qué rol político imagina para Mauricio Macri?

-El intento va a ser que Mauricio quede como el posible líder del PRO, lo cual es muy difícil que él tenga ganas de hacerlo. La figura de Macri está absolutamente desgastada al día de hoy, y lo único que le puede dar relevancia es una pésima gestión del kirchnerismo en el poder. La famosa frase: "Que bien que estábamos cuando estábamos mal".

Enterate lo último sobre economía digital, startups, fintech, innovación corporativa y blockchain. CLICK AQUÍ
Te puede interesar