"Lo que viene es más desastre": derrumbe multiplicado de restaurantes, bares y locales por más restricciones

"Lo que viene es más desastre": derrumbe multiplicado de restaurantes, bares y locales por más restricciones
Los comercios ven con pavor la posibilidad de que se reduzca aún más el horario de atención. Anticipan la pérdida de miles de emprendimientos y empleos
Por Patricio Eleisegui
14.04.2021 13.00hs Negocios

El recrudecimiento en el nivel de casos de coronavirus, con efecto directo sobre la estabilidad del sistema sanitario, mantiene al Gobierno en estado de redefinición en lo que hace al movimiento fuera de los hogares.

En ese tren, entre las filas del oficialismo sigue tallando fuerte la opción de restringir, durante los días de semana, la actividad comercial a partir de las 18. Y, en simultáneo, aplicar un cierre mayor los días sábados y domingos. Esto, por un período inicial de 15 días.

Esta posibilidad mantiene en situación de alarma generalizada a todo el sector comercial de la Ciudad, que pronostica el derrumbe multiplicado de los pocos locales que quedan en pie si se aplica esta potencial reducción del horario de trabajo.

"Así sea una hora antes del horario tradicional, un cierre coloca a los comercios en una situación de quebranto más cercana. La venta hoy, por unidad, es casi 50 por ciento menor a la que registrábamos en 2019. Para el comercio de proximidad, aquel que vende indumentaria o calzado, una restricción así será fatal", dijo a iProfesional Fabián Castillo, presidente de FECOBA, la federación que integra al comercio y la industria.

"Hoy tenemos una debilidad que es superior a la del año pasado. Con comerciantes endeudados, sin la ayuda oficial del ATP para cubrir sueldos, ventas por el piso. Una hora menos tal vez represente un cliente menos para el comercio. Aparte entramos en una instancia de incertidumbre respecto de cuánto peor se puede volver el cierre", añadió.

Con esto último, Castillo "blanqueó" el miedo de los empresarios a que el DNU que limitaría la actividad comercial por 15 días luego resulte prolongado por varios períodos.

"Hace un año empezamos igual, con decretos por quincenas, medidas parciales, y luego no se salió más de esa modalidad. Ahora el miedo es mayor porque la tasa de contagios es más elevada. Todos conocemos a alguien que tuvo o tiene la enfermedad. Si se entra en el círculo de prolongar los cierres por DNU lo que viene será más desastre", afirmó.

Castillo enfatizó que la imposición de nuevos cambios en los horarios de atención al público desatará otra ola de persianas bajas. Y remarcó que, al menos hasta ahora, el Estado no se ha comprometido a brindar ayuda a los empresarios pyme si es que se avanza con la reducción del funcionamiento comercial.

"A nivel Ciudad, el comercio perdió por lo menos el 15 por ciento de sus locales con el cierre que provocó la pandemia. Sólo durante la cuarentena se perdieron más de 15.000 comercios. Si se avanza con nuevas restricciones iremos directo a un desastre mucho peor. La situación de Florida y Lavalle quedará casi como una anécdota", aseguró ante iProfesional.

Sólo en el último año la Ciudad perdió al menos el 15 por ciento de sus locales comerciales.
Sólo en el último año la Ciudad perdió al menos el 15 por ciento de sus locales comerciales.

Según el directivo, sólo Florida suma hoy más de 100 locales con frente a la senda totalmente desocupados. Ya dentro de las galerías, la vacancia es del orden de los 400 inmuebles comerciales cerrados.

"Las restricciones duras nos meterán en una catástrofe peor a la de 2020. El año pasado se perdieron miles de comercios incluyo con la ayuda de los ATP para cubrir parte de los sueldos. Ahora no tenemos ese auxilio, por lo que cualquier medida para reducir la actividad será fatal", concluyó.

La gastronomía, con la guardia alta

Por el lado de los restaurantes, la gastronomía cruza los dedos para que la posibilidad del cierre desde las 18 quede sólo como una opción en el aire.

En ese sentido, Daniel Prieto, flamante presidente de la AHRCC, la asociación que integra a los emprendimientos del rubro, los bares, confiterías y hoteles de la Ciudad, dijo a iProfesional que "la mesura que viene mostrando la Ministra de Salud hace pensar que tal vez no se aplicarán nuevas restricciones".

Al margen de esto, el directivo reconoció que cualquier cambio en el horario "generará un daño enorme para muchos establecimientos".

De 2020 a esta parte, cerraron al menos 2.000 restaurantes en Capital Federal.
De 2020 a esta parte, cerraron al menos 2.000 restaurantes en Capital Federal.

"Los contagios se generan en actividades ilegales, no en la gastronomía. Restringir más al sector no es la solución contra la segunda ola. Ya nos hemos tratado de adaptar a todos los cambios. Uno más sería fatal", señaló.

Para luego concluir: "Cerrar a las 18 traerá aparejada la destrucción de los sectores que trabaja solo de noche. Pensemos en las cervecerías, en los lugares que funcionan en torno a la cena. Para algunos sería cerrarles 100 por ciento el negocio. Un mazazo final para los que llegaron tambaleando a esta instancia de la pandemia".

La cuarentena del año pasado originó la pérdida de 2.000 establecimientos gastronómicos sólo en la Ciudad de Buenos Aires