Más artículos

La diabetes no se toma descanso: cómo encarar un viaje sin poner en riesgo la salud

La diabetes no se toma descanso: cómo encarar un viaje sin poner en riesgo la salud
El cambio de hábitos para descansar de la rutina puede provocar modificaciones en aspectos centrales del tratamiento que llevan los pacientes
14.11.2018 14.39hs Health & Tech

La época de verano es sinónimo de vacaciones para muchas personas. Unos días fuera de casa, de la rutina y del trabajo pueden ayudar a descansar y a cargarse de nuevas energías para continuar con el día a día. Sin embargo, así como se desordena la cotidianeidad respecto del trabajo y de la vida en general, lo mismo sucede con otros hábitos, como la alimentación, por ejemplo.

La modificación de algunos hábitos puede resultar perjudicial para aquellos que tienen algún tipo de condición particular. Las personas que padecen diabetes son uno de los casos más claros de este tipo de situación. “El cambio de rutina, de actividades y horarios que implican las vacaciones presenta un desafío para las personas con diabetes”, explica la Lic. en Nutrición Laura Casparian, miembro del staff de Medicus. ¿Por qué es así? “Quienes padecen esta enfermedad deben necesariamente cumplir con las indicaciones médicas de alimentación, administración de la medicación y control de azúcar, aún durante el período vacacional”, agrega la experta.

Principales recomendaciones

En primer lugar, se aconseja a los pacientes, sobre todo a los insulinodependientes, ser organizados con las comidas, con la medicación y con la combinación de las actividades de vacaciones con sus necesidades especiales. Informarse de las normas de cada lugar que visitarán y llevar la medicación según esas indicaciones son dos de los principales aspectos que se deben considerar al momento de emprender un viaje.

Por otro lado, es importante prever todo lo que se pueda; llevar la cantidad de medicación necesaria para los días que se va a estar fuera de casa, contar con las tiras reactivas suficientes, tener en mente un menú posible e informarse sobre la dieta, si es que es diferente, del lugar a visitar. “Cuantas más variables se puedan manejar, mayor será el éxito del viaje y menores las probabilidades de sufrir complicaciones”, señala la Lic. en Nutrición, Constanza Machain Barzi.


Llevar más medicación de la exactamente necesaria es una buena opción para encarar un viaje, ya que puede ocurrir un imprevisto y resultar dificultoso encontrar un sustituto del fármaco que toma el paciente. Además, se debe tener en cuenta que los medicamentos siempre deben llevarse en el equipaje de mano para evitar que se pierda en caso de que el equipaje se vaya a otro lado, por ejemplo; para poder hacerlo, algunos países solicitan un certificado médico, una de las claves a considerar al momento de organizar el viaje.

El cambio horario es otro de los principales aspectos que pueden modificar la rutina de una persona que vacaciona. “Cuando la diferencia es poca -menos de tres horas entre el lugar de residencia y el sitio de visita- no suele haber problema, pero cuando excede las cuatro horas es recomendable consultar al médico tratante”, indican las profesionales de Medicus.

Para las personas diabéticas es importante mantenerse lo más activas que puedan. Ya sea el viaje en avión, en micro o en auto, se recomienda caminar y pararse la mayor cantidad de veces que sea posible, de modo tal que disminuya el riesgo de que se produzcan trombos o se hinchen las extremidades.

La dieta es otro de los puntos fundamentales que deben considerar quienes padecen diabetes, ya que se trata de uno de los pilares para alcanzar un buen estado de salud. “Si bien en general las vacaciones favorecen ‘bajar la guardia’, es esencial interiorizarse sobre la oferta alimenticia del sitio de destino”, aclara la Lic. Casparian. De este modo, será posible organizar un esquema sobre qué se va a comer cada día en cada comida, lo cual impactará positivamente en el día a día vacacional de la persona.

En este aspecto, la educación diabetológica juega un papel fundamental. “Siempre es posible encontrar opciones sabludables para comer, aún en lugares de comida rápida”, menciona la Lic. Machain Barzi, al tiempo que agrega que “un paciente informado sabrá que si bien debe tener conducta siempre, si algún día por determinada razón tiene que alimentarse de una forma no del todo saludable, puede elegir lo mejor posible”.

En caso de viajar a un lugar que requiera vacunas particulares hay que informarse al respecto y tomar los recaudos necesarios. “Chequear que las vacunas no se contrapongan para nada con la medicación para la diabetes”, mencionan las Lic en Nutrición del staff de Medicus.

Finalmente, como se aconseja en la mayoría de las dietas, la hidratación es un aspecto clave. Aún durante un viaje, tomar mucha agua para mantenerse hidratado, sobre todo si hacer calor, ayudará a mantener un buen estado de salud, junto con la exposición al sol responsable y medida.

MEDICUS TE INVITA: Seminario dirigido pacientes diabéticos: estrategias para controlar la diabetes en época de vacaciones, a cargo de las Lic. en Nutrición Laura Casparian y Constanza Machain Barzi. Martes 20 de noviembre, 17 hs. Auditorio del Instituto Argentino de Diagnóstico y Tratamiento (IADT). Larrea 955, CABA

Enterate lo último sobre economía digital, startups, fintech, innovación corporativa y blockchain. CLICK AQUÍ
Te puede interesar