Más artículos

Prepará el bolsillo: si la presión impositiva en 2020 fue fuerte, este año lo será todavía más

Prepará el bolsillo: si la presión impositiva en 2020 fue fuerte, este año lo será todavía más
Por tercer año consecutivo los argentinos gastarán más en impuestos en relación a sus ingresos. Los gravámenes que más afectarán el bolsillo
Por Marysol Antón
22.01.2021 17.02hs Economía

Aunque recién empieza, en materia tributaria, lo que 2021 nos depara no parece ser alentador. Mientras el gobierno no termina de definir qué pasará con las escalas del monotributo (algo que preocupa a muchos contribuyentes), los expertos no dudan en contar con la presión seguirá creciendo hasta superar el 24%. Será el tercer año consecutivo de alza en la cantidad de dinero que los argentinos tengan que disponer para impuestos.

Según el Instituto Argentino de Análisis Fiscal (IARAF) la presión tributaria este año llegará a 24,8%, tras el 23,8% de 2020. Por supuesto el impuesto PAIS y la caída de la economía, más la inflación, son los componentes que motivan este aumento.

En este sentido, un punto a tener en cuenta son las deducciones personales 2021. Estas fueron actualizadas por el RIPTE y están un 35,38% por encima de las que rigieron en 2020.

La presión tributaria será prácticamente del 25% durante este año.

"Es cierto que la actualización es cercana a la inflación anual 2020 según el INDEC. Sin embargo, vemos que un sujeto –según sea empleado en relación de dependencia o autónomo–, va a pagar ganancias cuando sus intereses netos superen las siguientes cifras mensuales", dice Martín Caranta, contador público y socio de Lisicki Litvin y Asoc.

Así, el cuadro quedaría de este modo:

Situación personal                Empleado         Autónomo

          Soltero                             74.810,36            41.919,60

  Casado sin hijos                        86.835,03           54.946,32

Casado y con 2 hijos                  98.963,19            68.085,17

"La realidad es que son importes muy bajos, máxime si se tiene en cuenta el parámetro de la línea de pobreza que es de $ 47.216", observa el especialista.

También el 2021 trae la escala de alícuotas progresivas con la misma actualización del 35,38%. Cuando la renta neta sujeta a impuesto supere $1.032.522,30 anuales se pagará la alícuota máxima del 35%.

"Considerando la cotización oficial del dólar (cercana a los $90), estamos hablado de pagar la mayor tasa del impuesto a partir de una ganancia neta anual de U$S11.500. Si tomamos la cotización del dólar alternativo (MEP/CCL) estamos hablando de una ganancia neta anual de U$S7.150. Son cifras muy bajas para una presión fiscal tan alta: prácticamente la mayor parte de los sujetos se ubican en los últimos tramos de la escala de alícuotas", suma Caranta.

En este sentido, el socio de Lisicki Litvin y Asociados recuerda que en 2000 la tasa máxima del 35% se aplicaba cuando la ganancia neta superaba los U$S120.000 anuales. Esa cifra permitía adquirir seis automóviles medianos de alta gama. Una situación muy diferente a la actual.

"Hay conceptos que también hay quedado en cifras irrisorias. Por ejemplo, el monto deducible por gastos de mantenimiento de automóviles afectados a la actividad ($7.200 por vehículo y por año) y el monto deducible en concepto de amortización de automóviles ($4.000 anuales)", agrega Caranta.

En bienes personales no se prevé modificar el Monto Mínimo No Imponible.

Bienes personales

En materia del impuesto a los Bienes Personales, entre lo aspectos negativos está que no se prevé modificar el Monto Mínimo No Imponible de 2 millones de pesos, a pesar que la inflación anual de 2020 fue del 36%, y que la de 2021, según la Ley de Presupuesto, será del 29%.

"También debe recordarse que existe un proyecto de ley para endurecer las exenciones sobre cajas de ahorro, plazos fijos y títulos públicos", concluye Caranta.

Temas relacionados