Más artículos

Por problemas de rentabilidad, cada vez más estaciones de servicio no aceptan tarjeta de crédito

Por problemas de rentabilidad, cada vez más estaciones de servicio no aceptan tarjeta de crédito
Desde el sector aseguran que ya se vende combustible "a pérdida" por los costos de la emisora. Entre 800 y 1.000 bocas ya no aceptan el plástico
13.11.2018 11.43hs Economía

Entre 800 y 1.000 estaciones de servicio dejaron de ofrecer trajetas de crédito como medio de pago en protesta por los plazos de acreditación y los altos costos de comisión.

Así lo indicaron desde la Confederación de Entidades del Comercio de Hidrocarburos (Cecha), que agrupa a 3700 establecimientos.

Por otro lado, las operadoras que brindan el servicio indican que el contexto es complejo y que el costo de fondeo se encareció, informó La Nación.

“El pago con tarjeta de crédito no es una causa directa de la caída de la rentabilidad en sí mismo, sino que, por causa de los problemas económicos que atraviesa la actividad, se transforma en un precio demasiado alto para el negocio”, precisó el asesor contable de la Federación Sebastián Vázquez. 

Y abundó, en diálogo con surtidores.com.ar, que de acuerdo a los estudios de la FEC entre sus asociados, el costo asciende al 8% y 9% del denominado margen bruto neto de impuestos, que surge de la ecuación que resulta del precio de venta, restado al precio de compra, menos todos los tributos y gravámenes de cada operación (IVA, IB, ICL, Municipales, etc).

Con un ejemplo, explicó la problemática: “Si un litro sale 40 pesos, el 10% simboliza el margen bruto, por lo que el dueño de una expendedora va a cobrar 4 pesos de ganancia, de lo que la tarjeta absorberá su 1,5% de comisión que serán 60 centavos, de esos 4 pesos”, dijo.

En relación a la posibilidad de un avance a partir de lo expresado por el Subsecretario de Comercio, Ignacio Werner a dirigentes de CECHA, el Contador Vázquez aseguró que “cualquier reducción que pueda darse a los plazos de acreditación será una mejora respecto de la situación actual”.

Finalmente Vázquez recordó la urgencia por avanzar paralelamente al tema tarjetas, con demás casos pendientes de resolución que golpean la rentabilidad de las bocas de expendio de combustibles.

“Merma por temperatura, asimetrías derivadas de la ley de exención del Impuesto a los combustibles a regiones alejadas de la Patagonia, comisiones bancarias por depósito en efectivo y comisionabilidad que le corresponde a cada operador que tenga contrato con las petroleras, son también temas que exigen pronta resolución”, concluyó.

Problemas de comisión

Las conversaciones entre los estacioneros y el Gobierno no son nuevas. Comenzaron en diciembre pasado, pero se aceleraron en el último tiempo luego de que la tasa de inflación mensual superara en varias oportunidades el 4% y por el aumento que tuvieron los pagos con tarjetas.

Por la nueva normativa de la AFIP, ningún comercio puede dejar de ofrecer al menos una alternativa de medio de pago electrónico. Por eso, aún aceptan las tarjetas de débito. Las empresas que brindan ese servicio les cobran un 1% de comisión.

Por la utilización de tarjetas de crédito, se cobra de comisión entre 1,3% y 1,5%.

"El margen de ganancia de las estaciones de servicio es de entre un 9% y 12%. Por lo tanto, la comisión representa entre el 13% y el 20% del total de la rentabilidad", indicó Carlos Gold, presidente de Cecha, a La Nación.

Desde el Ejecutivo responden: "Las estaciones de servicio siempre fueron grandes beneficiarias" en el sector.

"Entendemos que perdieron rentabilidad y que las petroleras no les permiten trasladar a precios todos sus costos, pero las estaciones tienen el arancel más bajo del mercado, que es de 1,3%, mientras que los comercios deben pagar una comisión de 2,35%", agregaron, y aclararon que el 1° de enero bajará a 2,10%, por un acuerdo con el Gobierno.

La negociación en cuestión, sin embargo, son los 18 días hábiles que tardan las empresas de cobro para acreditar el pago.

"Terminan siendo 28 días corridos. En otros lugares del mundo los plazos de acreditación son mucho más cortos", comentó Gold.

En el sector explican que el tiempo de acreditación en otros países es menor porque "las tasas de interés son más bajas y los aranceles son más altos". "En Estados Unidos, la comisión que pagan los comercios chicos, como las estaciones, está entre el 3% y 4%", indicaron.

"El plazo está calculado para que el descalce sea neutro y para que el emisor no tenga que poner financiamiento. En definitiva, es un crédito que da el comerciante con garantía de las empresas", agregaron, y señalaron que la comisión que cobran corresponde al riesgo crediticio que absorben, los costos de conseguir un cliente y la administración de cobranza, entre otros.

Como alternativa, las estaciones de servicio piden compartir el riesgo con las petroleras. Exceptuando YPF, que vende el combustible en consignación -es decir, paga una comisión a la estación por el litro vendido-, el resto de las empresas tienen la modalidad de reventa.

"YPF es un cliente con 1.500 bocas de expendio, negocia directamente con las operadoras de pago. Es distinto a que cada estación de servicio tenga que hablar por separado", indicaron en la empresa, y contaron que el 30% de la facturación total por ventas de combustible es a través de tarjetas de pago: "Es significativo si se tiene en cuenta que los grandes clientes tienen otras modalidades de pago, como la cancelación con cheques".

El otro sistema, que utiliza el resto de las empresas petroleras, es vender el combustible a las estaciones con un precio sugerido para la venta al público. "Cada estación después mueve el precio según su necesidad; puede hasta recargar la comisión de 1,5%. Las estaciones de YPF no lo pueden hacer porque el precio está centralizado", indicaron en otra empresa, según La Nación.

Enterate lo último sobre economía digital, startups, fintech, innovación corporativa y blockchain. CLICK AQUÍ
Te puede interesar