Más artículos

Comprar un auto es un caos: no hay precios de referencia, falta stock y los usados pueden costar más que los 0Km

Comprar un auto es un caos: no hay precios de referencia, falta stock y los usados pueden costar más que los 0Km
La distorsión en el mercado es tal que algunos seminuevos salen más caros que los 0km. Además, muchas agencias especulan y prefieren no vender
Por Guillermina Fossati
29.10.2020 18.10hs Autos

El mercado automotor se encuentra en un momento de tanta incertidumbre que muchas agencias, especialmente las multimarca, prefirieron cerrar las puertas y esperar los nuevos listados de precios de noviembre para seguir vendiendo.

Lo cierto es que, con volatilidad que muestra brecha del dólar oficial y el blue, además de la inflación que no se detiene y las trabas para importar y acceder a las divisas, nadie sabe cuándo podrá reponer el stock en los concesionarios y a qué precio lo harán, por lo cual prefieren guardar las unidades en lugar de deshacerse de su capital.

Así adelantaron a iProfesional diferentes concesionarios que fueron consultados sobre la disponibilidad de modelos, donde de acuerdo a la automotriz y el producto, algunas entregas recién llegarán en el primer trimestre de 2021.

De esta manera, la falta de stock y el temor por la disparada de los precios, generan diferentes reacciones en el mercado

  • Por un lado, aparecen los sobreprecios en las pocas unidades 0km que hay para cerrar un negocio. Además, en muchos casos ya no se toma el dólar oficial, sino que se negocia uno intermedio, que fue hasta ahora el gran incentivo del negocio.
  • Por el otro, la brecha entre los autos usados y los 0km comienza a achicarse, y no hay referencia en el mercado. Lo mismo sucedió entre 2014 y 2015, cuando por falta de unidades todos salen a buscar los seminuevos.

Incertidumbre con los precios

El principal problema que tiene hoy el mercado para cerrar operaciones es que con no hay referencia de precios, porque el capital que tienen los concesionarios vale más que cualquier venta.

Según Alberto Prínciple, presidente de la Cámara de Comercio Automotor, "hoy los concesionarios no quieren perder stock porque no saben cuál es el costo de reposición. Y esto pasa en usados y en 0km, ya que el mercado es uno solo: cuando hay desabastecimiento en 0km, rebota en el de usados, porque el proveedor de ese negocio son las permutas que generan quienes van a comprar un auto nuevo", comentó.

Por otro lado, en cuanto a los precios, Príncipe reconoció que la incertidumbre es tal que la brecha entre los nuevos y los usados que tradicionalmente fue de 20% para los seminuevos está totalmente reducida, y hasta muchos usados pueden cotizar a un precio mayor que los 0km.

Algunos casos concretos muestran cómo la brecha se fue achicando.

Por ejemplo, por un Toyota Etios XLS 6MT en versión 0km se deberán pagar unos $1.124.200, mientras que en el usado, por un modelo 2018, promedia el $1.100.000.

Toyota Etios, con alta demanda del hatch.
Toyota Etios, con alta demanda del hatch.

Tomando como referencia un Corolla, modelo que no hay entrega hasta 2021, por un XEI CVT nuevo, habrá que pagar $2.045.400, mientras que por la versión 2018 los precios van desde $2.000.000 hasta los 2.200.000 de pesos.

En Renault, un ejemplo es el Captur, uno de los SUV más vendidos (que tampoco hay entrega). En este caso, la versión Life 0Km sale $1.625.300, y por un modelo 2018 habrá que pagar cerca de $1,5 millones. Es decir, prácticamente lo mismo. 

Renault Captur, un SUV muy buscado.
Renault Captur, un SUV muy buscado.

En Volkswagen aparece el Gol, el auto más vendido de la marca, con una situación también particular: el usado sale más que el 0km. Por ejemplo por un Gol Trendline de entrada de gama habrá que pagar $960.000, mientras que por los usados superan los 988.000 pesos.

El Volkswagen Gol usado está más caro que el nuevo.
El Volkswagen Gol usado está más caro que el nuevo.

Comparando los valores del Volkswagen Virtus, también se achica la brecha: mientras que sale $1.273.000 en su versión nueva, sale $1.150.000 promedio como usado

Otro caso se da con el auto más vendido del mercado y de Fiat, el Cronos: este modelo sale $1.149.700 en su versión 0km, mientras que entre los usados arrancan en 1.090.000.

Toyota Hilux, la más vendida del mercado.
Toyota Hilux, la más vendida del mercado.

En el caso de las pick ups también se ve una gran brecha, pero sucede que, especialmente, los usados se cotizan en dólares. Por ejemplo una Toyota Hilux que sale $3.074.000 nueva (para la última generación hay que esperar hasta 2021), las usadas 2018 ya están por encima de ese valor. 

Dólar blue vs oficial

Otra situación que empieza a verse en el mercado, es que la diferencia entre el dólar blue y el oficial ya no es tan "lineal" como antes al momento de cerrar una operación. Es decir, como no hay vehículos, cada uno toma el valor del dólar que le resulta conveniente.

"En el caso de los vehículos usados, el valor del auto es libre, depende de la oferta y demanda, entonces vemos que los precios están subiendo de manera importante. En el cado de los autos 0km, si hay desabastecimiento, se vende o se guarda stock para proteger el capital, por lo cual también empiezan a reverse los precios en todas sus cotizaciones", comentó Príncipe.

De esta manera, admitió que el dólar es un beneficio de compra para el público en general, el cual llevó a que los autos reduzcan su valor en esa moneda entre un 50 a 60%, pero hoy la falta de stock le gana a cualquier especulación.

Cómo sigue el mercado

En los concesionarios advierten que no es un momento fácil para hacer predicciones. Incluso, reconocen que la situación de los compradores se está complicando.

"La mayor cantidad de operaciones de compra-venta de un auto nuevo se da por la entrega de un usado. Eso va haciendo rotar el stock. Hoy se cierran pocas operaciones porque la gente no sabe qué valor ponerle al vehículo, pero aparece otro fenómeno que está haciendo que los concesionarios no queden totalmente desabastecidos, que es la entrega de los autos porque la gente no puede mantenerlos", explicó Príncipe.

Entre el incremento de costos para mantener un auto y la pérdida de poder adquisitivo, se ve, cada vez más, una imposibilidad de tener el vehículo y la gente comienza a desprenderse antes de guardarlo en el garage. Recordemos que, según las últimas investigaciones de iProfesional, mantener un auto sale en promedio $20.000 por mes, lo cual es un alto costo para la mayoría de la gente con un sueldo básico promedio.

Por otro lado, para pensar qué puede pasar a futuro, en el sector reconocen dos grandes inconvenientes.

Por un lado, vaticinar lo que vendrá es difícil con la pandemia, la cual ocasiona cambios sociales, industriales y comerciales en todo el mundo.

Por el otro, que se necesita el reacomodamiento de la economía, devastada, y recién después de eso se podrá ver cómo reacciona el mercado, comentaron en la CCA.

"Queremos ver dónde nos paramos, pero también es importante el apoyo del Gobierno. Ahora lo hicieron con la reunión con los sectores de la producción y la convocatoria a los autopartistas, algo importante porque los autos tienen un alto componente de partes del exterior. El próximo paso debe ser la comercialización", comentó Príncipe.

Autos en tu mail
Suscribite a nuestro newsletter y recibí diariamente las últimas noticias en finanzas personales. Economía, impuestos, tecnología y buenos negocios:
Lo más leído