¿Conocés la increíble historia de Café Martínez?: el negocio estuvo por colapsar y así lo salvaron

¿Conocés la increíble historia de Café Martínez?: el negocio estuvo por colapsar y así lo salvaron
Marcelo Salas Martínez hoy es el director de una franquicia con más de 200 tiendas. Así hizo crecer el negocio familiar y lo llevó al éxito
Por Gonzalo Otálora
19.06.2021 18.02hs Actualidad

Café Martínez es una de las cadenas de café más importantes del país. Nació en 1933 fundada por Atilano Martínez, un inmigrante español que, junto con su esposa Justa, llegaron al país huyendo de la inminente guerra.

Luego de varias vicisitudes y trabajos como empleado, Atilano vio una oportunidad de negocio en el café y decidió independizarse. Desde el inicio, el comercio se dedicó a la importación, al tostado y distribución mayorista de café, que desde sus comienzos y hasta la actualidad se ubicó en un local en la calle Talcahuano al 948.

Atilano ganó sus primeros clientes cantando en bares, donde luego de la función conversaba con los dueños y les contaba que él vendía café, de esta forma sumó clientes y el negocio prosperó.

Los años pasaron y Justa tuvo una idea: sumó a la tienda "el convidado", que era un cafecito que primero se regalaba a los clientes para que probaran las distintas variedades de café y que más tarde se empezó a cobrar. Ese fue el puntapié inicial para lo que luego sería Café Martínez. Olga, la hija de Atilano y Justa, ya trabajaba junto a sus padres en el local, y sus hijos pasaban el día entre montañas de granos de café y paseos en el camión de reparto.

¿Conocés la increíble historia de Café Martínez?: el negocio estuvo por colapsar y así lo salvaron

Cambiamos o perdemos

A principios de la década del '90, el mercado mayorista de café estaba saturado. Todos competían por precio y no había mucho espacio para crecer. Era quedarse o dar un volantazo.

Fueron los 3 hijos de Olga, Mauro, Marcelo y Claudia quienes a mediados de los 90 se hicieron cargo de la empresa y fueron los responsables del crecimiento y consolidación de la marca en el mercado basándose en un modelo de cafeterías gourmet, siendo pioneros en el mundo del take away.

"El café era un punto final y queríamos transformarlo en un punto de partida" cuenta Marcelo Salas Martinez, uno de los hermanos.

Así fue como incursionaron en las variedades de café y revolucionaron la experiencia de consumo. Fue un proceso largo en el que decidieron incorporar el negocio de la gastronomía.

"Queríamos agregar comida pero sin atacar al café que es el corazón nuestro. Fue muy importante buscar productos que no dejaran en segundo lugar al café. Al principio fue un dolor de cabeza. Incluimos en el menú cortes de carne que inundaba de olor nuestros espacios y competían con el café. Cometimos muchos errores y aprendimos mucho más" destaca Claudia.

Marcelo Salas Martínez hoy es el director de una franquicia con más de 200 tiendas

Por qué le "dieron el apellido" a un desconocido

Hacia el año 2000 llegaron a tener 5 locales y el negocio empezó a complicarse.

"Tener locales y tantos empleados daban la sensación de no tener tu vida propia", recuerda Mauro. Llegaron al punto de perder proveedores y estuvieron a punto de colapsar.

Allí fue cuando a Marcelo se le ocurrió que la solución era incursionar en el sistema de franquicias. "Nos empezó a pasar que la gente nos decía que querían tener una cafetería como la nuestra. Ahí apareció el mundo de las franquicias", explica Marcelo.

Uno de los puntos más difíciles fue convencer a la familia de que este era un paso adecuado "No podían entender que hubiera una tienda con nuestro nombre y no estuviera atendida por un Martinez", recuerda Mauro.

Gracias a la insistencia de Marcelo avanzaron en ese camino. Lograron mantener la esencia del negocio familiar poniéndole el ojo en cada nuevo local esforzándose en transmitir a los nuevos franquiciados el amor que tanto sus abuelos como cada empleado había aportado a la empresa. "Le digo siempre a los mozos que cada vez que sirvan una taza de café no se olviden de todo lo que está atrás tuyo", destaca Claudia.

Café Martinez apunta a ser una marca global en el mediano plazo

Una cadena líder

Hoy Café Martinez tiene casi 200 sucursales en todo el país. También tienen franquicias en Uruguay y Paraguay.

"Hoy nos enfrentamos a un gran desafío de nuestra época: estamos atravesando la digitalización de productos y procesos", explica Marcelo.

Café Martinez apunta a ser una marca global en el mediano plazo. Por lo que está desarrollando tecnología y preparando su estructura para estar a la altura sin perder la visión de negocio.

"Cuando mi abuelo murió, yo era chico pero recuerdo que fue un golpe muy duro para la familia. Creo que todo lo que hicimos fue para que de alguna manera mis abuelos siguieran vivos", destaca con emoción Mauro.

Café Martinez logró, gracias al esfuerzo y el amor de una familia, crecer sin perder la tradición y eso se refleja en cada taza. Probablemente ese sea el secreto de su éxito.

Temas relacionados